La educación para la salud debe contribuir a desarrollar una toma de conciencia crítica de la realidad, de nuestra inserción en el mundo natural y humano, de nuestros deberes y derechos en relación con aquellos que comparten con nosotros.

      El presente espacio curricular pretende ofrecer una visión actualizada respecto de las concepciones sobre los procesos de salud – enfermedad, y su determinación social e histórica  y epistemológica para avanzar en el análisis e interpretación de las características que adquiere el cuidado de la salud en las etapas de la vida, en especial en la adolescencia.

      Lo expuesto nos lleva a entender al hombre como un ser relacionado con su medio, no sólo natural sino también social, lo cual desde este aspecto implica entender la salud humana en un rango  más amplio multicausal  e integrador (Kornblit 2000).